Acercarse al Canal al Canal de Castilla nos permite descubrir la obra de ingeniería hidráulica más importante que se realizó en los siglos XVIII y XIX en nuestro país. Uno de los sueños de la Ilustración declarado Bien de Interés Cultural en 1991. Castilla y León a principios del siglo XVIII era una región prácticamente aislada del resto del país por una serie de condicionantes geográficos e históricos. Así, esta región principal productora de cereales del país, carecía de buenas salidas a las zonas de comercio, grandes ciudades, la capital o puertos de mar. Por ello, los proyectos que se plantearon tenían como objetivo primordial mejorar el sistema de comunicaciones para conectar los centros de producción con los de consumo.

En el siglo XVIII, reinando Fernando VI, se crea una comisión, a instancias del Marqués de la Ensenada, que estudie la viabilidad de desarrollar un proyecto de navegación interior. Antonio de Ulloa inicia los primeros estudios y trabajos técnicos, viajando por países europeos con experiencias similares y reclutando al ingeniero francés Carlos Lemaur que recorre en 1751 las cuencas de los ríos de Palencia y Valladolid . Lemaur elabora una serie de proyectos, en los que se basa Ulloa, para presentar el “Proyecto General de Canales de Navegación y Riego para los Reinos de Castilla y León” en 1753, que en un principio uniría a Reinosa con Segovia.

Este proyecto inicial sufrió notables recortes y modificaciones siendo solamente ejecutados 207 Km. desde Alar a Ribas de Campos donde se bifurca terminando un ramal en Medina de Rioseco y otro en Valladolid.

Su construcción fue muy larga (1753-1849) y con muchas complicaciones, en su mayoría políticas -superó la guerra de la Independencia (1808) y la Carlista (1836)- y sobre todo económicas.

Su cauce fue excavado directamente sobre el terreno, a pico y pala, tiene forma trapezoidal y una anchura y profundidad que van cambiando a lo largo de su recorrido variando de 11 a 22 m y de 1,80 a 3 m, respectivamente.El recorrido que realiza el Canal está dividido en tres ramales: Ramal Norte , Ramal de Campos y Ramal Sur.El Ramal Norte recorre 74 km. Salvando un desnivel de 80 m para lo que posee un total de 24 esclusas que se reparten desde Alar del Rey hasta Ribas de Campos donde se bifurca en los otros dos ramales.

Galería fotográfica

Del KM 0 al Centro de Interpretación del Canal

Alar del Rey , “Cuna del Canal de Castilla”. El Canal de Castilla nace o inicia el Km. Cero de su andadura en esta localidad, tomando su caudal del río Pisuerga, en el lugar conocido como la Veguilla. Muy cerca de aquí, nos encontramos con la primera retención (Puente de la Coneja), la Dársena, los Almacenes del Barrio del Canal y las antiguas mazmorras. Alar del Rey, al ser un núcleo urbano surgido al amparo del canal (siglo XIX) mantiene una traza urbana modernista, sin grandes edificios señeros, no ocurriendo lo mismo con su entorno: Iglesia Parroquial de San Juan (Nogales de Pisuerga), Monasterios de Santa María de Mave y de San Andrés de Arroyo, Pórtico de la Iglesia de Rebolledo de la Torre.

Barrio de San Vicente . Tomamos el camino de sirga (la parva de la ría) del margen derecho del Canal y a dos Km. Llegamos a la primera esclusa en Barrio de San Vicente, en la que podemos ver las ruinas de una antigua central eléctrica.

San Quirce de Riopisuerga . Seguimos caminando y a la altura de esta localidad burgalesa, que se fusionó a Alar del Rey en 1973, encontramos la segunda esclusa, tras caminar un Km. más vemos la tercera esclusa, de planta ovalada, como las anteriores y al llegar a la cuarta esclusa, podremos visitar una central eléctrica restaurada. Podemos ver la Iglesia parroquial dedicada a San Miguel y la Ermita del Santo Cristo, ambas de fábrica románica.

Herrera de Pisuerga . Seguimos el recorrido hasta la 5ª y 6ª esclusa y nos acercamos hasta la Presa de San Andrés, donde visitaremos el Centro de Interpretación del Canal de Castilla. Desde la 4ª esclusa podemos desviarnos hasta el núcleo urbano y ver bodegas medievales, la iglesia parroquial del siglo XVI y casonas blasonadas del XVII.

Parajes Naturales

A pesar de su carácter artificial, la naturaleza rebosa vitalidad junto al canal. Es fácil hallar parajes espléndidos para recorrer despacio. A lo largo de todo el recorrido vamos acompañados por la presencia del canal, pudiendo adentrarnos en su ribera, observando la vegetación acuática, la arbustiva, majuelo, escaramujos, y el bosque de la galería con la presencia de especies como sauces, alisos, olmos y chopos.

En cuanto a la fauna nos centraremos en la importancia que tiene el mundo de las aves, contando con 162 especies diferentes. Las más importantes son las acuáticas como ánade real, fochas, zampullines, garzas, martinetes. Las rapaces están representadas en le canal por el aguilucho lagunero. En cuanto a aves insectívoras y forestales hay varias especies como herrerillos, carboneros junto al martín pescador o las lavanderas.

Encontramos también diferentes especies de peces (trucha, barbo, carpa), anfibios, reptiles (salamandra común, tritón jaspeado, culebra bastarda) y mamíferos (ratas, garduñas, comadrejas, zorros, jabalís, corzos, lobos).